Seleccionar página

Un día un sensei les pregunto a sus alumnos, “¿Por qué las personas se gritan cuando están enfadadas?”

Los alumnos pensaron para buscar una respuesta certera, hasta que uno contesto, “Por qué perdemos la calma, esa es la razón para que gritemos”.

El sensei pregunto, “pero ¿Por qué es necesario gritar cuando tienes a la otra persona al lado?, ¿no es posible hablarle en voz baja?, ¿por qué a una persona cuando estás enfadado?

Lo alumnos dieron otras respuestas pero ninguna satisfacía al maestro y finalmente el sensei respondió:

“Cuando dos personas están enfadadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben de gritar, para poder escucharse. Mientras más enfadados están, más fuerte tendrán que gritar para escucharse el uno al otro a través de esa gran distancia.”

Luego el sensei siguio:

“¿Qué ocurre cuando dos personas se enamoran? Ellos no se gritan, sino que se hablan suavemente. ¿Por qué? Porque sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña. Cuando se enamora aún más, ¿Qué sucede? No hablan, sólo susurran y se acercan más en su amor. Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. Así es. ¡Lo cerca que están dos personas cuando se aman!

Y el sensei prosiguió sus sabias palabras:

“Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, porque puede llegar un día en que la distancia sea tan grande que no encuentren el camino de vuelta”.

Un saludo,

Jaume Serral

A %d blogueros les gusta esto: