Seleccionar página

He recuperado un post olvidado de un proyecto que no finalice pero con una sola experiencia que logre vivir fue suficiente para ver lo que podemos lograr cuando damos de nosotros, sin esperar nada a cambio. Ese ha sido uno de los días que más he recibido, cada vez que lo recuerdo las emociones se disparan dentro de mí. Este es el post que escribi un jueves 20 de marzo de 2008 después de hacer juegos de magia en el hospital de Calella:

Hospital de Calella, sábado 15 horas:

Llego y las enfermeras un encanto de personas me reciben, preparamos y empezamos.

Primera habitación dos niños de unos 3 o 4 años, costo pero al final se rieron, aplaudieron y pusieron cara de sorprendidos, ya se sabe “los únicos que no mienten son los niños y los….” así que realmente se sorprendieron.

Segunda habitación una niña de unos 11 años, esta fue genial, no se quién se lo pasó mejor si ella, su familia, su primo que la visitaba o yo, jajaja.

Tercera habitación un niño de unos 5 o 6 años, este fue el mas difícil y el más genial.

De entrada el niño me pregunta si vivo arriba, yo no entiendo, la madre me explica que el cree que los magos son malos y que vivo arriba con los monstruos, eso solo llegar, jajaja, pensé “estoy hay que levantarlo como sea”, se me ocurrío mostrarle al niño que el hacia magia y esto cambio su actitud, menudo pillo, jajaja. Finalice y me fui.

Me fui 3 horas después de llegar, me fui con una satisfacción indescriptible, me fui con las sonrisas, risas y caras de ilusión de los niños, me fui con el recuerdo de la expresión de agradecimiento de los padres y familiares, me fui tan lleno de satisfacción que lo primero que hice fue darle un abrazo al amigo que me esperaba.

Así fue y así ira…

Solo espero conseguir que mas personitas puedan pasar un rato agradable y de ilusión mientras se recuperan aburridamente en una habitación.

Quiero dar las gracias al personal de pediatría del Hospital de Calella, son un encanto de personas y unas profesionales impresionantes pero para mí lo más importante es que se les nota que por encima de su trabajo les importa mucho más los niños.

Un saludo,

Jaume Serral

A %d blogueros les gusta esto: